Poèmes 2019

La petite récolte du #Brautiganproject


Para el colleur d'affiche

UNDERGROUND

No importan las vías. Mira

al chico que cubre

con pegamento

los fragmentos del afiche

antes de fijarlos dentro

de marcos de azulejos.

Su Destreza sube como Prince

una escalera vestido de azul.

Varias personas empiezan a

admirarlo también.

Mientras, el hombre de siempre toca

el laúd susurrando su austeridad

dionisíaca sin sol.

Llega el metro. Robo

la foto frente al collage.

El Prince se da vuelta

mirándome para siempre.

Dejo el mundo misterioso

que visito.

Es

el mío.

Roxana PAEZ

Impasse de la Ballena

Alcion, 2018

______________________

Sin título

Para R.O.

I.

El dios del tiempo es un túnel.

El metro las manecillas del reloj.

El hombre se torna ánima.

Cronómetro consciente de moverse.

II.

El tiempo es un tigre que nos devora.

Pero yo soy el tigre.

Jorge Luis Borges

¿Seremos como los trenes del metro?

Lo usual es encontrarnos en las sombras.

Si nos ven desde el andén

pareciéramos ir a un accidente.

Ojos animales de lo oscuro,

luz para la cara del otro.

Roce oculto.

Excepto para quien observa desde el apeadero.

O coincidimos a plena luz.

Uno va al norte.

El otro va al sur.

Nos escondemos en el tráfico.

Quisiera ser pasajera de tus vagones.

Es normal, supongo,

cuando al verse por dentro,

el tren olvide lo externo.

O al mirarse desde el medio,

por el corredor,

se ve amoldarse al túnel,

escondiendo la cabeza,

perdiendo la cola.

El dragón se alinea en la estación.

Le es algo común, asumo,

escuchar a sus músicos, repartir sus notas,

observar a sus malditos asaltantes,

mendigos,

sus escándalos y composturas,

porque, aunque conoce la clase de su carga,

debe aprehender su valor.

Y moverse.

¿Duermen y terminan en lugares diferentes

los trenes de la misma línea?

Si así fuera,

mi estación sería maleza y briznas mecidas por la brisa,

mi plataforma,

el único bastión humano en la naturaleza.

Y,

si así fuera,

hasta para ese vagón roto,

hay un dormitorio, supongo.

Por más roñosos,

viejos y averiados de fábrica o por uso,

debiésemos dormir juntos.

Nos falta la noche del viaje.

Quizás el túnel aún sigue permeable

y me preocupo por nada.

Piénsalo.

¿No seremos nosotros como los metros?

Marzo 2019.

Teresa Solís Bastías

_________________________

Douze rue de Quatrefages,

Chambre 5, 7ème étage,

Elle était sage comme une image,

Aux douze rue de Quatrefages

Le pommier d’amour qu’on lui avait donné,

Il paraît qu’il était empoisonné,

Mais ça on pourra jamais l’vérifier,

Car ça fait bien longtemps qu’il est enterré.

Douze rue de Quatrefages,

Chambre 5, 7ème étage,

C’est dur pour le feuillage,

Aux douze rue de Quatrefages.

Charline

______________________

À Mathilde,

Put your couronne on.

Des fois que tu aurais envie de te dégourdir les doigts sur un clavier d'ordinateur, des fois qu'on ait envie de te lire (j'ai envie !).

Ouais, mets la couronne camarade.

On est tous des déçus de quelque part.

Ah, elle te résiste, et ta grand-mère aussi, et toute cette histoire dingue que je veux découvrir, pas seulement parce que je sais déjà qu'il y sera question d'étoile jaune et de comment y survivre, mais parce que c'est toi qui l'écris, avec tes grandes mains sur ton clavier, avec ton dos bien droit, tes idées en place, tes mots acérés et ta couronne on your head.

Sarah

_________________________

Soleil

Le Soleil est exceptionnel.

Oh Soleil ! Chaque jour, tu m'émerveilles.

Que tu es beau ! Que tu es chaud !

Le Soleil brille de mille feux roses.

Le Soleil a la forme d'un carré rempli de verdure

comme une feuille, ou encore un arbre

ou une forêt.

Tout est vert.

Tout, tout, tout, tout.

Les maisons, les immeubles, les villes, les pays,

le monde quoi !

Robinson

________________________

À M.

Rappelle-toi

Quand nous marchions

Vers de nouveaux espaces

Aujourd'hui, tu me pousses

Je te tire

On recule

Pourtant, on dirait bien que c'est là qu'on veut être

Un endroit ensemble

Pas besoin de lever la tête

Pour savoir que tu dessines la mer

D'où je suis

J'entends tes crayons

Qui s'agitent au balcon

S.

------------------------------------------------------

VERANO 2001-2002

Un Chanel se contonea por Callao

lleva

el aire de su origen parisino

parsimonias de la seda y el brocato

un ojal para una flor

pespunte rojo

que le marca los dobleces a los frunces

la solapa redondeada

y en los bordes

una cinta de chantung.

Un Chanel se contonea por Callao

va arrasando su perfume con la siesta,

imponiéndose al del humo del 60

al del vino en tetrabrik de los borrachos

al del pútrido excremento en la vereda,

tolerando la inclemencia en las esquinas

del desague o el desangre del diluvio,

esparciendo sobre baches y baldosas

una sombra tan ciclamen como el crimen,

esquivando ropa de outlet o de feria

uniformes de mucamas y de obreros,

sometiendo los andrajos al oprobio,

reclamando la epojé de las vidrieras,

suscitando la lascivia en las corbatas

y el arrojo de bocinas en trompeta.

Un Chanel se contonea por Callao.

El fru fru de la pollera torna el ruido

soporífero de autos y sirenas

en orquesta filarmónica

en concierto

en ensamble de John Cage

en heavy metal.

Suple el forro alternativo

percusiones

los botones del bolsillo

campanitas

y del cinto penden perlas como címbalos

prediciendo la impudicia del compás.

Un Chanel se contonea por Callao.

A su paso tórnanse todas las cosas,

y su andar en cambio solo

profetiza

ningún cuerpo que lo pueda soportar.

Valeria Melchiorre

de Los dictados de la moda, 2012